150 años de Misión Oblata



150 de la Misión Oblata…150 años, abriendo Puertas

La Congregación de hermanas Oblatas del Santísimo Redentor, hermanas, laicos/as, voluntarios/as, mujeres de todos los tiempos, estamos de fiesta en este año jubilar.


Junto a toda la iglesia damos gracias a Dios por los 150 años de misión, anunciando la liberación a las mujeres vulneradas en su dignidad.
Un 1 de Junio de 1854 se abria la primera casa para recibir a dos mujeres que querían salir de la prostitución y no tenían donde ir. Asñi empezó esta obra de amor, inspirada por el Espiritu a nuestro Padres fundadores, Antonia de Oviedo y Schönthal  y José María Benito Serra.
Ella era una laica comprometida con la Iglesia, deseosa de seguir la voluntad de Dios. El era un obispo benedictino, misionero, fuerte y sensible a la vez. Ambos de corazón compasivo, escucharon la voz de Dios en el grito silencioso de la mujer sufriente.
Ellas, las mujeres, “las chicas” como las llamaba Antonia, son quienes encarnan al Dios crucuficado, son sus dolores la voz de Dios que pedía un espacio, un lugar, para recrear la Vida.
Por eso ellas, las mujeres “ son la gracia de Dios” porque a través del encuentro con ellas, Dios se manifestó a Madre Antonia y al Padre Serra, allí en España en el siglo XIX, y se manifiesta hoy acá en Argentina en el 2014, y en todos los lugares del mundo donde el Carisma y la Espiritualidad Oblata continúa abriendo puertas.
150 años de aquella inspiración primera…hoy el espíritu de Dios continúa su obra redentora en cada mujer que se endereza, con casa herida sanada, en cada gesto humanizante que transmite la misericordia de Dios.
Compartimos esta alegría de la familia Oblata y pedimos a Dios que nos siga “ llamando, convocando y enviando” cada día a quienes trabajamos en esta misión y que suscite nuevas vocaciones religiosas y laicas para que continúe transmitiendo el amor liberador de Jesús Redentor.

La Congregación de hermanas Oblatas del Santísimo Redentor, hermanas, laicos/as, voluntarios/as, mujeres de todos los tiempos, estamos de fiesta en este año jubilar.
Junto a toda la iglesia damos gracias a Dios por los 150 años de misión, anunciando la liberación a las mujeres vulneradas en su dignidad.
Un 1 de Junio de 1854 se abria la primera casa para recibir a dos mujeres que querían salir de la prostitución y no tenían donde ir. Asñi empezó esta obra de amor, inspirada por el Espiritu a nuestro Padres fundadores, Antonia de Oviedo y Schönthal  y José María Benito Serra.
Ella era una laica comprometida con la Iglesia, deseosa de seguir la voluntad de Dios. El era un obispo benedictino, misionero, fuerte y sensible a la vez. Ambos de corazón compasivo, escucharon la voz de Dios en el grito silencioso de la mujer sufriente.
Ellas, las mujeres, “las chicas” como las llamaba Antonia, son quienes encarnan al Dios crucuficado, son sus dolores la voz de Dios que pedía un espacio, un lugar, para recrear la Vida.
Por eso ellas, las mujeres “ son la gracia de Dios” porque a través del encuentro con ellas, Dios se manifestó a Madre Antonia y al Padre Serra, allí en España en el siglo XIX, y se manifiesta hoy acá en Argentina en el 2014, y en todos los lugares del mundo donde el Carisma y la Espiritualidad Oblata continúa abriendo puertas.
150 años de aquella inspiración primera…hoy el espíritu de Dios continúa su obra redentora en cada mujer que se endereza, con casa herida sanada, en cada gesto humanizante que transmite la misericordia de Dios.

Compartimos esta alegría de la familia Oblata y pedimos a Dios que nos siga “ llamando, convocando y enviando” cada día a quienes trabajamos en esta misión y que suscite nuevas vocaciones religiosas y laicas para que continúe transmitiendo el amor liberador de Jesús Redentor.

1 comentario:

  1. a que archivo han podido llevar toda la documentacion del internado situado en artxanda(bilbao) ya que hoy es una residencia de ancianos y yo fui alumna interna ,me gustaria saber si puedo recuperar fotos de mi epoca de internado. gracias

    ResponderEliminar