viernes, 27 de julio de 2012

CUANDO DIOS LLAMA: "Vengan a Mí"


Lo sé, lo siento,
tu voz me penetra hasta los huesos
y ya no puedo dar ni un paso
sin pensar en seguirte.

Miro mi cruz, la contemplo...
¿Estoy dispuesta a cargarla?
Todavía no se que contiene...
se me va develando poco a poco.

Lo sé y lo siento.
No puedo seguir esperando
tú voz es una urgencia
que trastoca mis sentidos.

Miro mi cruz...
¿Qué pasará cuando esté cansada y agobiada?
¿A dónde me llevarán tus caminos?

Lo que sabía, ya no lo sé...
Busco a tientas una certeza
y solo escucho una voz que me llama.

Siento un frenesí que me llena de emoción,
y de temor...
Me lanzo... doy un paso...
me pongo en tus manos...
Confío.
Voy a vos.

Miro mi cruz... la cargo...
Oblata del Santísimo Redentor.